Literlabia

Letras, comentarios, cuentos breves, literatura, historia…

Un engendro agosto 31, 2007

Filed under: cuentos — Netoli @ 12:16 am

km

No sé de qué fiereza y piel se pudo haber credo este engendro que le han tapado la boca tantos siglos y que, aún así, ha dicho “esta boca es mía” y ha pregonado por los cuatro vientos su condición de fiera, fiera disfrazada, con alma de caramelo. El calor de un hombre lo derrite y puede extinguir su melasa. Melasa que como el ámbar extraído puede volverse fósil o no, depende del cromosoma interno.

Así podríamos decir que muchas mujeres viven con un corazón jurásico que ha debido usar en diferentes mundos. Mundos en el que todo les fue arrebatado.

 

Hamlet o la angustia existencialista agosto 21, 2007

Filed under: comentarios de libros — Netoli @ 11:43 pm

hamlet.jpg
Cuando leo a Hamlet de Shakespeare, siempre trae a mí algo nuevo. Pero, sin duda, hay una temática que ronda al extraño ¿optimismo? de este príncipe incomprendido que rodea con un halo certero de fatalidad.

Esta temática relacionada con la falta de sentido de la vida y por la falta de justicia que se presenta en esta obra dramática.

Argumento:

Antes de hablar de la falta de sentido, creo que es importante recordar el argumento de esta obra: Después de la victoria sobre Fortimbrás y los derechos a las tierras, muerto el rey Hamlet, se presenta a través de una sombra que rodea al castillo pasado el canto de los gallos. Los guardias asustados, comentan al príncipe la aparición de este Rey. Hamlet, con decisión, se enfrenta a la sombra y la sigue. Ésta le relata los macabros sucesos que dieron origen a la muerte de su padre y que ella es su representación, porque Hamlet (padre) debe pagar sus pecados. Para lograr ello, pide al príncipe venganza. Luego de esa petición todo cambiará para el príncipe de Dinamarca, quien se valdrá de diferentes medios para lograr su acometimiento. Finalmente, tal deseo conllevará a la muerte de todos los personajes principales de la obra.

Temática:

Es difícil imaginar a un joven de quince años, que recién está descubriendo la vida y el amor, tener que enfrentar tal dilema. Ya apesadumbrado por la muerte de su padre y en una honda depresión (Hamlet desea morir) debe cumplir con la voluntad póstuma del rey. Para ello, se vale de todo artificio que sólo genera desgracias.
(more…)

 

Ya comenzó la convocatoria del concurso de cuentos breves más masivo de Chile! agosto 20, 2007

Filed under: cuentos,Literatura — Netoli @ 12:26 am

Plagio, Minera Escondida y Metro de Santiago invitan a participar en:
cuerpo11.gif

Bases: www.santiagoen100palabras.cl

Ahí está todo.

A continuación les presento el cuento que mandé el año pasado y que…obvio NO ganó.

El rucio

Si el rucio no necesita comer el pelets que picotean torpemente las palomas cerca de la Moneda, es porque éste tiene sus picadas. Su jornada consiste en desperezarse lentamente mientras larga un bostezo auspiciador, luego chequear las dependencias y dar vista a los súbditos que le menean alegremente el rabo, las olisqueadas pertinentes, determinar la orden del día y partir a su régimen alimenticio cotidiano cerca del Mercado Central, terminar el día echado en las puertas de su Palacio, soñando, quizás, con la corona sumergida en las piletas que a sus pies, celebran el próximo bicentenario

muy fome? bueno, pero por lo menos tiene 100 palabras.

 

Tocar el corazón con un alfiler agosto 19, 2007

Filed under: cuentos — Netoli @ 11:52 pm

Si yo pudiera describir su mirada. Hay un espacio ahí que nadie quizá pueda descifrar. Un espacio con coordenadas traspuestas, para el buscador incansable. Un lugar inaccesible, un absoluto misterio.

Quizás por ello y por otras cosas él se le había vuelto imprescindible. Ella quería descifrar los códigos ocultos, traducir el espejo que invariablemente estaba vuelto hacia una luna cabizbaja y sorda a los rumores humanos. Porque además, así era él, impenetrable. Pero no existe un único camino. Y seguramente ella erró la senda. No obstante tarde lo descubrió. Se dio cuenta cuando él ya se había enraizado en lo más profundo de su corazón. Y ella que creía haber vivido tanto. Haber vivido todo no es suficiente para conocer una vida y que ésta permanezca latente en nuestro corazón.

Si yo pudiera encontrar el acertijo. O enunciarlo. Pero entonces está el miedo a perder el encanto, a no poder inventarse una y otra vez, como si esto fuese una necesidad imperiosa, un mandato divino. Lo que se le olvida a esta mujer es que simplemente no podemos disponer de nada a nuestro antojo. Lo que ella sueña, vive invariablemente en esa tierra que no existe, porque los sueños sólo son en esa categoría. ¿Y qué es lo que sueña? Me pregunto una y otra vez. Ella sueña con su mirada y que habita en ella.

Pero qué digo, si él vive detrás del cristal que primorosamente haz pulido y sacado brillo para que reluzca. Él no es de esta esfera ni de este mundo.

Elena estaba cansada de esperar a Andrés. Llevaba media hora sentada en un escalón de la puerta de un edificio estropeado, enmohecido por la rutina centenaria. Habían quedado, como siempre lo hacían después de las continuas peleas, de tratar de conversar una vez más. Quizás Andrés ya estaba cansado de todo esto, de este ir y venir de palabras, de este absurdo interrogatorio. Ya estaban acostumbrados a sepultarse bajo la arena ante el más mínimo desencanto y a salir de ella a tenarazos, defendiendo hasta la última integridad a pesar del caparazón y la defensa.

La discusión de la otra vez había empezado con algo absurdo. Elena le echaba en cara el descuido de él al no contestar sus llamadas. Pero él seguía mudo bajo los olmos de la avenida y parecía pensar en otra cosa. Lo que Elena quería realmente expresar era el desconcierto que le producía su mirada, ya que ésta lo único que comunicaba era un profundo desaliento. En un momento, Andrés quiso contestar, pero una nueva avalancha de aspectos disímiles y olvidados surgía de repente de esa relación. Aspectos que él ni siquiera había atisbado. Nunca pensó que tales detalles podrían desconstruirla…
(more…)