Literlabia

Letras, comentarios, cuentos breves, literatura, historia…

La pasión por el juego: algunos alcances a la obra de Dostoievski abril 20, 2008

Filed under: comentarios de libros,Historia,Literatura — Netoli @ 8:57 pm

En lo que a mí respecta, a lo largo de mi vida no he hecho más que llevar al extremo todo aquello que vosotros habéis dejado a la mitad.
Dostoievski

El escritor ruso, Fiódor Mijáilovich Dostoievski nació en 1821 y con ello, la humanidad dio a luz a unos de los más grandes escritores del siglo XIX.

Fedor desde pequeño cultivó esta pasión por la lectura y la escritura, este manifestarse a través de la pluma desde hombre y hacia el hombre a partir de sus experiencias, su observación y su propia vida. Ésta no deja de ser un enigma y a la vez mostrarse tal cual es en sus obras.

Durante toda su vida sufrió epilepsia, pero ello no fue un impedimento para seguir con sus actividades. No obstante, debido a su carácter nervioso y ansioso, en frecuentes ocasiones sufría largos periodos de crisis que lo obligaban a dejar su ejercicio con desgano.

Visitó largamente los salones en donde se codeó con la creme de la creme del intelectualismo ruso. Gracias a su primera novela “pobres gentes” recibió el reconocimiento de críticos y escritores que veían en él a una gran promesa. No obstante, su carácter lo traicionaba y este súbito ascenso hizo que en él se produjese una confusión interna que derivó en constantes burlas de los demás escritores y la sociedad “culta” de ese momento, ya que Dostoievski no se dominaba y mostraba esa forma de ser tan característica: nerviosa, inquieta, apasionada.

Escribió mucho y recibió reconocimiento, mas como suele suceder con los grandes creadores, no fue sino hasta su muerte en 1881 cuando comenzó la verdadera consideración a su obra.

En los testimonios recogidos por su biógrafo: Henri Troyat1 se pueden leer los siguientes:

« Dostievski siempre me fue muy querido: fue quizá la única persona a la que yo hubiera podido plantear infinidad de preguntas que habrían hallado cumplida respuesta…Era un hombre noble, animado por un hondo espíritu cristiano.» Lev Tolstoi

« El testimonio de Dostoievski es trascendental para la discusión del problema que nos ocupa. Dostovieski es, dicho sea de paso, el único psicólogo que ha podido enseñarme algo: es uno de los azares más venturosos de mi vida, mayor aún que el descubrimiento de Stendhal.» Friedrich Nietzsche

«Murió como un fanático, como un loco, como un genio. Estaba tan desgarrado y marginado como sus personajes de ficción…Nadie ha escudriñado con más profundidad la compleja estrucuta del hombre: su penetración psicológica es fundamental, profética. Es único, y por eso carecemos del patrón apropiado para enjuiciar su grandeza. Sus contemporáneos intentaron medirlo pero fracasaron, porque era inconmesurable…Dostoievski se creía un genio y dedicó todos sus esfuerzos a trascender contínuamente su propia genialidad, tarea en la que todavía hoy nadie le ha superado. ¡Quién sabe si Dostoievski se habría atrevido con una labor tan sobrehumana de no haberse creído un genio!» Knut Hamsum

Y con respecto a este último testimonio es que viene tan acorde su novela “El jugador”. En ella vemos a Alexei Ivánovich como el personaje que cuenta su historia en un lugar de Alemania en donde el juego de la ruleta es la principal atracción. En el personaje de Alexei vemos la figura de Dostoievski y en lo que nos cuenta, su descenso a los infiernos gracias al juego.

Este vicio dominó gran parte de la vida del autor, por esto podemos determinar que en cierta medida “El jugador” es una obra autobiográfica en la que Dostoievski describió con precisión la rutina y el ambiente de los salones de juego en donde el ser humano podía perder el alma. Es interesante notar en su descripción a los distintos seres que pululan por ese ambiente y que describen lo más turbio de la constitución humana:

«En un principio, la abuela se dedicó a contemplar a los jugadores. A media voz me hacía preguntas tajantes y secas: “¿Quién es ése?, ¿quién es ésa?” le agradó particularmente un joven que en un extremo de la mesa jugaba por todo lo alto, hacía apuestas de miles de francos y, según se decía alrededor, llevaba ganados ya los cuarenta mil, que tenía ante él, en oro y billetes de banco. Estaba pálido, sus ojos brillaban y le temblaban las manos; apostaba, ya sin pensarlo, lo que podía coger con la mano, pero siempre ganaba y seguía amontonando dinero.»2

Así diversas descripciones de los salones, del ambiente y cómo el juego subyuga, embriaga y altera la vida de los personajes de esta pequeña novela.

En la biografía suya escrita por Troyat podemos leer lo siguiente:

« ¿Qué ha ido a hacer en Dresde? ¿Y de dónde sacará el dinero para regresar a San Petersburgo? Sólo hay una esperanza: la ruleta. Sin embargo aún no se atreve a comentárselo a su mujer. Pero se le estropea el humor. Se vuelve agrio, rencoroso. La emprende con el matrimonio, con los alemanes, con los paisajes. “Lo critica todo; ¿Por qué son estrechas las avenidas, por qué hay un estanque en este sitio, por qué esto, por qué aquello?”, escribe Anna Grigórievna.

Por fin Fiódor Mijáilovich se decide a exponerle su idea. Y ella la aprueba. La aprueba porque teme una escena, un ataque. La aprueba contra su razón, contra su corazón. Dostoiesvki está tan dominado por la fiebre de jugar que acepta dejar a su joven esposa en Dresde, completamente sola, en una ciudad desconocida, para marcharse a Hamburgo […]

El 18 de mayo, una nueva carta:

Desde por la mañana empecé a jugar y, al mediodía, había perdido 16 imperiales…Después de almorzar, volví con la intención de ser tan razonable como fuera posible y, gracias a Dios, recuperé todo lo perdido y gané 100 florines más. Hubiera podido ganar 300, pues los tuve en mi mano. Pero los arriesgué y perdí. Ahora, Anushka, escucha mi conclusión; cuando se es razonable, cuando se tiene el corazón de mármol, frío y sobrehumanamente prudente, entonces se puede ganar – con toda seguridad, sin la menor duda – todo lo que se quiera…En una palabra, quiero aplicarme con extraordinaria energía a ser reflexivo.

Pero sin duda su energía le traiciona, puesto que, al día siguiente, le confiesa a su querida Anushka:

El día de ayer fue completamente nefasto. He perdido más de lo que mis medios me permitían. Cuando se tienen unos nervios como los míos, ángel mío, no hay que jugar. Estuve jugando aproximadamente diez horas y terminé perdiendo..Hoy quiero hacer la última tentativa con lo que me queda: una gota de agua…»3

¿No vemos en la situación de Dostoievski la misma de Alexei Ivánovich? Su amigo y confidente Mister Astley será quien le enrostrará su situación y para Dostoievski esta novela será un modo de exorcisar, conjurar y retratar aquellos turbios años en los que estuvo a punto de perderlo todo por culpa de la caprichosa ruleta.

Notas:

1. Nacido en Moscú en 1911, miembrio de la Academia francesa y biógrafo de fama internacional; es un autor ampliamente reconocido y galardonado. Su estilo vivaz, las anécdotas que sazonan su narración y la curiosidad que despiertan en el lector hacen de sus biografías dedicadas a grandes figuras históricas unas lecturas absorventes y enriquecedoras.

2. El Jugador, Fiodor Dostoievski, pág. 87, ed. Andrés Bello, Chile, 1979

3. Dostoievski, Henry Troyat, pág. 253-254, ed. Vergara, Buenos Aires, 2006

Anuncios
 

3 Responses to “La pasión por el juego: algunos alcances a la obra de Dostoievski”

  1. […] Comentario acerca de “El jugador” Publicado Abril 20, 2008 lecturas No dejes de leer este comentario que te ayudará a entender un poco más esta pequeña gran novela de Dostoievski: el jugador. Pincha aquí. […]

  2. Curriculum Says:

    Somehow i missed the point. Probably lost in translation 🙂 Anyway … nice blog to visit.

    cheers, Curriculum.

  3. […] Para los que están leyendo “El Jugador” Posted on Junio 14, 2009 by Lorena Francisca Les dejo un breve análisis o comentario que los ayudará y motivará en vuestra lectura. Que estén muy bien. Dostoievski, El jugador […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s